Aprovechar el potencial de la cromatografía iónica cuando la HPLC no es eficaz

¿Alguna vez ha intentado medir analitos iónicos o ácidos orgánicos con cromatografía líquida de alta resolución (HPLC)? ¡Mucha suerte con ello!

El alcance de la HPLC es muy limitado para el análisis de aniones, cationes, ácidos orgánicos y azúcares frecuentes en el agua y en diversos alimentos, por ejemplo. Para dichos análisis, la cromatografía iónica (CI) es la mejor solución.

¿Por qué? La cromatografía iónica puede separar muchos iones y detectarlos con un detector de conductividad. Y debido a que la supresión química reduce la conductividad de fondo, la sensibilidad no es un problema, lo que hace que la cromatografía iónica sea adecuada para medidas de nivel de trazas y ultratrazas.

Ventajas clave de la cromatografía iónica de Metrohm

  • Apenas hay influencia de la matriz de la muestra en la separación
  • Sistema carente de metales
  • No son necesarios disolventes orgánicos en la fase móvil
  • Amplias gamas de calibración: fácil medida de muestras con concentraciones que pueden ir desde porcentajes hasta ng/L
  • Posibilidad de preparación de muestras inline totalmente automatizada
  • Multitud de diferentes materiales y dimensiones de columnas disponibles para resolver problemas de separación específicos
  • Preparación y eliminación sencilla de soluciones de fase móvil y auxiliares

¿Desea obtener más información? Descargue nuestra documentación técnica

Haga clic a continuación para obtener una copia personal del documento técnico "Cuando la HPLC no es eficaz: la CI en el análisis de alimentos, agua y productos farmacéuticos" (en inglés) y conozca todas las posibilidades de la cromatografía iónica con supresión.

Este documento proporciona información sobre las diferencias entre la HPLC y la CI, las ventajas de la supresión en la CI y las aplicaciones típicas de la CI que no se pueden llevar a cabo con la HPLC.

Descargar la documentación técnica

Metrohm Suppressor Module: ¿Por qué ahorra dinero?

El patentado Metrohm Suppressor Module, o MSM por sus siglas, consiste en un pequeño rotor que contiene tres cartuchos rellenos de una resina de intercambio de iones (ver vídeo). Mientras que el primer cartucho se utiliza para la supresión, en el segundo cartucho se realiza un paso de regeneración. Entretanto, en el tercer cartucho se lleva a cabo un paso de lavado. Gracias al sistema de tres cartuchos, siempre hay un cartucho recién regenerado disponible para cada nueva muestra. Por consiguiente, no hay tiempo de inactividad.

Dado que puede regenerarse automáticamente, nuestro MSM no es un consumible que deba ser reemplazado. El MSM de aniones tiene una garantía de 10 años. Por lo tanto, puede confiar en que disfrutará durante muchos años de un rendimiento preciso en su sistema de CI.