Las mejores prácticas para el control de calidad de los preparados para lactantes

Cuantificación fiable y eficaz de los componentes de los preparados para lactantes

El control de calidad de los preparados para lactantes y los alimentos para bebés es un tema central en diversas directrices y normativas locales y mundiales. Para cumplirlas, se recurre a una serie de métodos analíticos que difieren en complejidad, sensibilidad y precio. Y aquí es donde entra en juego la cromatografía iónica (CI).

La CI es una técnica sencilla y vanguardista que tiene un precio asequible. La gran flexibilidad de los aparatos CI garantiza un amplio ámbito de aplicación. Metrohm ha elaborado el siguiente documento técnico para destacar las ventajas de la CI en el control de calidad de los preparados para lactantes y los alimentos para bebés, con ejemplos de aplicación específicos.

Quality control of infant formula with ion chromatography

CI para el control de calidad de los preparados para lactantes

El documento técnico gratuito muestra los métodos y las ventajas de determinar los hidratos de carbono, los micronutrientes y los contaminantes en los preparados para lactantes mediante cromatografía iónica. Ofrece una visión conjunta de las aplicaciones de la CI y un resumen de las normativas y directrices importantes relativas al control de calidad de los preparados para lactantes.

Descargar el documento técnico

¿Por qué utilizar la cromatografía iónica?

La CI es fácil de usar

La cromatografía iónica no requiere un manejo experto. Es segura y no produce residuos químicos.

La CI es rápida

Con la cromatografía iónica, se pueden cuantificar múltiples componentes en una sola prueba. Además, se puede añadir la preparación de muestras inline (por ejemplo, diálisis, filtración y dilución) para ahorrar tiempo.

La CI es económica

La cromatografía iónica es una técnica compacta y directa, que se beneficia de los bajos costes de los aparatos y del funcionamiento.