Análisis en línea de índigo, hidrosulfito y otros parámetros en los baños de tinte de tejidos

El tamaño de la molécula de índigo hace que sea difícil teñir las fibras sintéticas. En cambio, las fibras de celulosa, gracias al mayor tamaño de sus poros, como en el caso del algodón, pueden absorber con facilidad la molécula de índigo. El índigo es insoluble en agua, por lo que en primer lugar se reduce a leucoíndigo soluble en agua en un baño fuertemente alcalino con sulfito de sodio. Para obtener buenos resultados de coloración, es necesario disponer de un baño con buena ventilación; para ello, también se debe procurar que no entre nada de oxígeno. Las sustancias se deben oxidar entre las inmersiones en el baño de tinte para que el índigo se fije a los poros de las fibras. Para conseguir una coloración más intensa es necesario realizar varias inmersiones. Con el fin de lograr una coloración de alta calidad, se deben monitorizar y controlar numerosos parámetros, desde el valor de pH para la correcta dosificación del NaOH y las concentraciones de hidrosulfito e índigo hasta la temperatura del baño y su potencial redox.