Detección de sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) en agua
06/12/2021

Determinación sencilla y rápida del flúor orgánico adsorbible (AOF) con cromatografía iónica de combustión (CIC)

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) son una clase integrada por casi 10 000 compuestos organofluorados fabricados por el hombre, más conocidos como "sustancias químicas perpetuas". Las PFAS son resistentes al agua, al aceite y al calor. Debido a sus propiedades únicas, encuentran amplias aplicaciones en muchos productos y sectores. Pueden entrar en el suministro de agua y en la cadena alimentaria, causando diversos problemas de salud en los seres humanos. La estabilidad de estas sustancias y de sus productos de descomposición, combinada con su afinidad para unirse a las proteínas, las hace especialmente nocivas. Los métodos de análisis específicos solo captan una pequeña parte de la variedad de PFAS. Los métodos de detección no selectiva ofrecen una visión más completa de la calidad del agua al estimar el impacto global de las sustancias organofluoradas.

A pesar de la investigación y la normativa sobre las PFAS de cadena más larga (por ejemplo, el ácido perfluorooctanoico, PFOA, y el ácido perfluorooctanosulfónico, PFOS), se publican regularmente nuevas formulaciones de sustancias químicas con propiedades similares. Los efectos sobre la salud de la mayoría de estas "sustancias químicas perpetuas" no se conocen bien, ya que puede llevar varios años demostrar cualquier relación entre la exposición y las consecuencias resultantes.

La directiva UE 2020/2184 sugiere un valor máximo de 0,50 μg/L para las PFAS totales o de 0,10 μg/L para las PFAS de cadena más larga como requisito mínimo para evaluar la calidad del agua destinada al consumo humano. Ya existen varias normas para la determinación selectiva de unas pocas PFAS de las que se sabe que causan daños importantes a los seres humanos y al medio ambiente (por ejemplo, la norma ASTM D7979, los métodos 533, 537.1 y SW-846 de la EPA de los Estados Unidos). Sin embargo, la mayoría de estas sustancias nocivas no están cubiertas por estos análisis.

Los métodos de detección exhaustivos, como la determinación del parámetro de suma de flúor orgánico adsorbible (AOF) con cromatografía iónica de combustión (CIC), pueden ser una mejor opción para monitorizar todo el ámbito de los compuestos orgánicos sintéticos de flúor presentes en las muestras de agua. La medida del AOF puede ser especialmente útil para monitorizar la eficiencia de los procesos de tratamiento del agua para eliminar los productos químicos organofluorados sintéticos nocivos y evitar su liberación en el medio ambiente o en el suministro general de agua. También es un buen indicador para iniciar análisis específicos detallados si los valores son elevados.

En comparación con los métodos de análisis específicos que miden solo una pequeña selección de compuestos individuales, la determinación del AOF en muestras de agua con cromatografía iónica de combustión es:

  • Más completa
  • Más fiable
  • Más fácil de ejecutar
  • Una alternativa de detección rápida y económica

> Más información sobre la determinación del AOF como método de detección de PFAS en muestras de agua

> Descargar la nota en inglés